Tests-Gratis.com

 

 
 

RAZONAMIENTO PERCEPTIVO DEL WISC-IV: TEST DE CUBOS

 

El Test de Cubos del WISC-IV mide esencialmente la percepción visual, la capacidad de establecer relaciones espaciales y la coordinación visomotriz.

El niño dispone de 9 cubos para realizar diversos diseños. Estos cubos tienen colores en sus 6 caras, unas son rojas, otras blancas y otras mitad rojas y mitad blancas.

Al principio se presenta un modelo real que construimos delante del niño y que el debe reproducir. Posteriormente, el niño tendrá que componer diseños que aparecen dibujados en unas láminas, siempre dentro de un tiempo límite, existiendo en los items más avanzados bonificación por acabar antes del tiempo señalado

 

LIBROS DE TESTS DE INTELIGENCIA

 

Esta tarea requiere capacidad de visualización espacial, tanto a la hora de percibir los diseños-modelo, como de reproducirlos. Una planificación general de la tarea produce mejor resultado que una actividad de tanteo y ensayo-error.

Al tratarse de una prueba no verbal puede perfectamente aplicarse a sujetos con desconocimiento del castellano.

Puntuaciones bajas en el test de Cubos pueden ser indicativas de:

-Procesos perceptivo-conceptuales pobres

-Inseguridad personal. Tendencias compulsivas.

-Perturbaciones del sentido de la realidad

-Tendencia al fracaso (negativismo a buscar soluciones)

Por otra parte, puntuaciones altas en el test de Cubos podrían igualmente indicar:

-Buena capacidad de conceptualización.

-Flexibilidad de pensamiento

-Buena coordinación visomotora.

-Excelente integración visual.

-Habilidades analítico-sintéticas (relaciones con la función visual)

Cómo desarrollar este tipo de Razonamiento:

Desarrollar este tipo de razonamiento implica exponer al niño a este tipo de tareas:

- Lo más adecuado es confeccionar 9 cubos como los de la prueba (de papel, por ejemplo) y pintar dos caras blancas, dos caras rojas, y las otras dos, mitad rojas mitad blancas (cuando hablamos de la mitad nos referimos a las mitades que resultan de dividir el cuadrado por su diagonal). A partir de ahí plantear sencillos diseños (por ejemplo formar un cuadrado con cuatro cubos, los dos de arriba por sus caras rojas y los dos de abajo, por las blancas) que el niño deberá imitar. Una vez vaya adquiriendo soltura y práctica con estos sencillos diseños, se pasa a incluir en los modelos cubos mitad rojo/mitad blancos. Para niños mayorcitos o que hayan adquirido más habilidad visoespacial, se podrá incluso presentarles diseños con 9 cubos (formando un cuadrado de 3x3) que deberán igualmente reproducir (lógicamente, necesitaríamos otro juego de 9 cubos, o bien dibujar el diseño).

- Otra manera de hacer que el niño se interese y practique estas habilidades es que el sea el que invente diseños que nosotros tengamos que completar. Si la prueba se hace con tiempo límite, resultará más divertida.

- Asimismo podemos hacer dictados de diseños: el niño deberá seguir las indicaciones que le damos: "primer cubo a la izquierda, rojo; a su derecha, blanco...". Y a la inversa, el niño dictará el diseño para que el adulto lo realice.

- La prueba de cubos se parece a juegos del tipo rompecabezas, en los que hay que completar un dibujo o lámina con diferentes cubos que tienen sus caras dibujadas con una porción de la lámina total.

- También los puzzles desarrollan destrezas parecidas a las exigidas por la prueba de cubos del WISC-4.

Normas de Aplicación:

-Niños de 6 y 7 años comienzan por el elemento 1

-Niños de 8 a 16 años comienzan por el elemento 3. Si completa bien éste y el 4, se le concede la máxima puntuación a los anteriores (1 y 2). Pero si puntúa con 1 o 2 puntos en los elementos 3 y 4, hay que retroceder hasta que consiga la máxima puntuación en dos elementos consecutivos.

-En los elementos 1, 2 y 3, el niño dispondrá de dos intentos para su realización, de modo que si fallara en el primer intento se vuelve a construir el modelo antes de que haga el segundo intento.

En los elementos 1 y 2 se construye el elemento con los cubos y se le facilitan otros tantos cubos para que lo imite, manteniendo el modelo.

En el elemento 3 se construye igualmente el elemento, pero a continuación se deshace y se le enseña sólo el dibujo del modelo. A partir del elemento 4 el niño deberá reproducir sólo con el dibujo del modelo, sin mas ayuda.

La prueba de Cubos finaliza cuando el niño comete tres errores consecutivos, es decir, que saca 0 puntos en tre ítems seguidos

En cada elemento existe un tiempo límite. Una vez sobrepasado éste, se considera fallo, aunque para mantener su motivación se le debe dejar acabarlo si le faltara poco para completar el diseño.

A partir del elemento 9 se conceden puntos extra si el niño acaba antes de tiempo. No obstante se puede obtener una puntuación denominada "Cubos sin bonificación por tiempo" que es la puntuación obtenida por el niño en cubos sin añadirle los posibles puntos extra obtenidos por una rápida ejecución de la tarea. Esta puntuación que no tiene en cuneta la rapidez puede servirnos para el caso de niños con limitaciones físicas o incluso características de personalidad que puedan influir en el resultado de una tarea con tiempo limitado.

Otras consideraciones:

Cubos es la primera tarea del WISC-IV, lo cual es una buena elección ya que este tipo de tareas manipulativas ayuda a romper el hielo y desinhibir al niño.

Se recomienda llevar buen control del tiempo, ya que un segundo más o menos pueden suponer varios puntos en esta prueba.

El subtest de Cubos nos ofrece una valiosa información cualitativa de cómo se enfrenta el sujeto a una tarea y qué sistemática de realización lleva a cabo. Además, se puede observar su perseverancia ante las dificultades o las mismas reacciones verbales que plantea ante diseños progresivamente más difíciles.

 

WISC-IV